Halloween es satanismo

Lo dicho: Brasil es un país cristiano, definitivamente. Hasta se la agarran con Halloween. Y tienen razón: la moda de importar celebraciones extranjeras parece que también llegó al gigante latinoamericano, y a los brasileños no les gusta demasiado que les toquen a su Jesus Cristo.
Rua do Passeio y Teixeira de Freitas
(Rio de Janeiro, Brasil)
Enero de 2009

2 comentarios:

Netomancia dijo...

Halloween es satánico, el Carnaval es divino.
(Slogan de Lula en contra de Obama)

Zamba dijo...

Está buena la respuesta, eh? Pero es cierto: los brasileños se ponen medio pesados con esos arranques ultranacionalistas.