No sea impaciente

Es verdad, hay gente muy impaciente. Sin ir más lejos, he visto a algunos clientes desesperados que quisieron entrar en este local antes de que les abran la puerta, con los perjuicios imaginables tanto para el ansioso ser humano como para el pobre vidrio.
Mendoza y Corrientes
(Rosario, Argentina)
Julio de 2009

2 comentarios:

Netomancia dijo...

Pudieron haber puesto los signos de admiración al final y no cortar la frase tan abruptamente.
Ahora no entro nada.

Zamba dijo...

Viste? Otro impaciente, son todos iguales